Se cumple un mes de la invasión de Rusia a Ucrania

Agencias

Bruselas. El presidente estadounidense Joe Biden se encuentra en Europa para una serie de reuniones con los países aliados de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) sobre cómo reforzar el apoyo a Ucrania y estrechar más el cerco sobre el presidente de Rusia, Vladimir Putin. ¿Puede esto marcar el inicio de una Tercera Guerra Mundial?

Por ahora, esa posibilidad está descartada. Tanto Estados Unidos como Europa han sido muy claros en que no participarán militarmente en el conflicto. Esa es la razón por la que se niegan a implementar la zona de exclusión aérea en Ucrania por la que tanto ha pedido el presidente Volodimir Zelensky.  Una zona así implicaría que aviones aliados impidan el paso de los rusos. Un enfrentamiento, advirtió ya Biden, podría “desencadenar la Tercera Guerra Mundial” y ninguno de los líderes quiere eso.

En cambio, los líderes de la OTAN evalúan cómo apoyar más a las fuerzas ucranianas en el tema de logística, con armas, y elevar el costo para Rusia por haber iniciado, hace un mes, la invasión.

Entre los temas que se están considerando está la posibilidad de proporcionar misiles antibuque.

“Hemos empezado a consultar con nuestros aliados sobre la posibilidad de proporcionar misiles antibuque a Ucrania. Puede haber algunos problemas técnicos para conseguirlo, pero es algo en lo que estamos empezando a trabajar”, dijo una alto cargo estadounidense, que pidió el anonimato.

La funcionaria estuvo presente durante el discurso del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, en la cumbre extraordinaria de líderes de la OTAN que se celebra este jueves en Bruselas para responder a la guerra en Ucrania.

¿Un ataque químico desde Rusia?

Otro asunto que preocupa a Biden y los aliados es la posibilidad de que Rusia decida lanzar un ataque químico, o biológico en Ucrania.

Lo advirtió el mandatario estadounidense antes de partir a Bruselas: la posibilidad de un ataque ruso con armas químicas en Ucrania es una “amenaza real”.

En ese sentido, en la reunión matutina hubo consenso en cuanto a que la Alianza debe estar “preparada para responder” en caso de un ataque “químico, biológico, radiológico o nuclear” por parte de Rusia en Ucrania, añadió la fuente en una rueda de prensa telefónica.

El debate sobre la posibilidad de enviar misiles antibuque a Ucrania se produjo poco después de que la marina ucraniana asegurara que había destruido un buque ruso de desembarco de tropas atracado en el puerto de Berdiansk, controlado por el ejército de Rusia.

El puerto de Berdiansk, sobre el mar de Azov, en el sur del país, tiene importancia estratégica para los invasores rusos como punto clave para hacer llegar municiones, material militar y soldados al sur de Ucrania.

Berdiansk está 70 kilómetros al suroeste de Mariupol, ciudad actualmente sitiada por los rusos y donde se libran duros combates desde hace varios días.

“Necesitamos más armas”, dice Volodimir Zelensky

Zelensky, en su intervención vía video en la cumbre, pidió a la OTAN “ayuda militar sin restricciones para salvar a la gente y nuestras ciudades”.

Agradeció el apoyo ya extendido por los países de la alianza militar, pero pidió más, en especial equipos ofensivos.

“Nos pueden dar 1% de sus aviones, 1% de sus tanques. ¡1%!”, dijo en su discurso, que fue difundido en la plataforma Telegram.

Llamado a China

Biden y varios de los aliados instaron a China a a ponerse del lado de la paz, según la misma funcionaria, que habló con la prensa luego de que la intervención estuviera cerrada a medios.

Varios de los líderes que hablaron en la sesión destacaron “que China necesita cumplir su responsabilidad” como miembro de la comunidad internacional y no debe “apoyar a Rusia en su agresión contra Ucrania”, pero sí “pedir un final pacífico del conflicto” en Ucrania, según la funcionaria.

“Hubo una sensación clara de que estamos en un momento histórico significativo”, dijo la fuente, que estuvo en la sala durante el discurso de Biden y describió el ambiente como “sobrio, firme y de una unidad increíble”.

¿Puede el conflicto salirse de control?

Sí. Algunos de los ataques rusos impactaron cerca de la frontera con Polonia, y el temor a que la guerra pudiera ampliarse es real.

Ante la amenaza que supone Rusia y para dar seguridad a los aliados del este de Europa, los líderes también acordaron en su cumbre establecer cuatro nuevos batallones internacionales en Hungría, Bulgaria, Eslovaquia y Rumanía, que se unirán a los otros cuatro desplegados ya en 2017 en los tres países bálticos y Polonia.

“Así que ahora tenemos ocho batallones multinacionales de la OTAN. Desde el mar Báltico hasta el mar Negro”, detalló Jens Stoltenberg, secretario general de la OTAN, que hoy vio ampliado su mandato otro año pese a que concluía a finales de septiembre, ante la crisis que afronta la Alianza.

De hecho, en su intervención Biden envió “un mensaje muy potente de apoyo a la OTAN y reafirmó su compromiso con el artículo 5” de la organización, que obligaría a Estados Unidos a responder si hay un ataque contra cualquier miembro de la Alianza, explicó la fuente. Ese sería, en definitiva, el inicio de una Tercera Guerra Mundial.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: