La historia de amor que quedó plasmada en la cara de Christian Nodal fue modificada por el artista tapatío Rafael Valdez.

El tatuador tapó la palabra «Beli», que el cantante portaba a un lado de su oreja derecha, con un diseño de los símbolos de la baraja inglesa.

Valdez, de 36 años, ha trabajado con celebridades de la talla de Marc Anthony, Kylie Jenner, David y Victoria Beckham, Saúl «Canelo» Álvarez y Lewis Hamilton, entre otras.

«Hace unos días, cuando se vino el tema de que Nodal se quería tatuar por lo sucedido con su ex novia (Belinda), su chef me recomendó con él, le habló de mi trabajo y las personas a las que les he tatuado, eso despertó el interés de Nodal», platicó el tapatío.

«Entonces me marcó su chef para platicarme, le pasó mi número directo a Nodal y él me habló, nos pusimos de acuerdo y ese mismo día en la noche me fui a su casa aquí en Guadalajara».

De acuerdo con Valdez, su llamado a la finca de Nodal fue el 10 de febrero, dos días antes de que el cantante hiciera pública su ruptura con la popera, con quien tenía planes de llegar al altar.

«Él ya tenía la idea de lo que quería. Es muy fanático de los tatuajes, así que yo nada más colaboré con su idea. La verdad es que estuvimos toda la noche en ese proyecto, se armó cotorreo, muy buena onda, muy humilde, me cayó muy bien, no lo conocía en persona.

«Trabajamos otros tatuajes, uno muy importante que seguiremos trabajando seguramente y así lo dejo de mi parte, porque hasta que él decida mostrarlo, yo no puedo platicar más, pero seguro pronto sale una foto. Lo que sí puedo decir es que lo vi muy centrado, muy buena onda y alegre, estaba con su familia, sus papás y hermana», contó el artista sobre los siguientes proyectos con Nodal.

Luego de semanas de especulaciones sobre un posible rompimiento entre Christian Nodal y Belinda, fue el cantante, de 23 años, quien confirmó a través de sus redes sociales su separación.

La pareja de cantantes anunciaron su romance a principios de agosto de 2020, cuando eran coaches en La Voz…, y en mayo del año pasado habían oficializado su compromiso.

Mientras tanto, el trabajo de Rafael Valdez, originario de Guadalajara, pero criado en Los Ángeles desde los 10 años, lo ha posicionado como uno de los artistas con mayor demanda en Hollywood y otras partes el mundo, pues celebridades del mundo del deporte, la moda y la música se acercan a él cuando desean un nuevo grabado en la piel.

Demi Lovato, Kaia y Presley Gerber, así como Alejandro Fernández también figuran en su lista de artistas con los que ha trabajado.

Pero fue el salsero Marc Anthony quien le brindó la oportunidad de proyectar su oficio entre los famosos, pues fue el primero que pasó por su aguja.

«Iré a ver a Marc ahora que venga a Ciudad de México por sus conciertos, tiene dos fechas y voy preparado, conociéndolo, seguro se va a tatuar. A su hermana Yolanda también la voy a tatuar», compartió.

Valdez volvió a su tierra natal casi desde el inicio de la pandemia y recientemente ha «rayado» a otros artistas extranjeros en Los Cabos, uno de los lugares favoritos de muchas celebridades, como al jugador de fútbol americano Josh Gordon.

A Ramón Fernández, hijo de Vicente Jr., le tatuó hace poco la imagen de su tata, como llamaba de cariño a su abuelo, «El Charro de Huentitán», en uno de sus brazos.

Con los Fernández tiene relación cercana desde su infancia, ya que su familia vivió un tiempo en el rancho Los Tres Potrillos, aventura que se dio gracias a que su abuelo, Rafael Valdez Berumen, fue manager de Chente durante 11 años.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: