Revela Auditoría, irregularidades en el Aeropuerto de Santa Lucía

Cd. de México (21 febrero 2022).- Deficiencias en la ejecución de las obras prioritarias del Gobierno federal fueron detectadas por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) en su revisión a la Cuenta Pública de 2020.

En el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA), la refinería de Dos Bocas y el Tren Maya, el organismo detectó sobrecostos y retrasos en la ejecución de los trabajos.

El órgano auditor entregó al Congreso federal los resultados de la Fiscalización, tras 15 auditorías financieras y de desempeño.

En el caso del Aeropuerto de Santa Lucía, que está a un mes de que entre en operación, la ASF realizó nueve auditorías con una muestra de 17 mil millones de pesos, de los 18 mil 444 millones ejercidos en 2020, esto es una revisión del 92.2 por ciento.

Para ello, el órgano fiscalizador rastreó 215 contratos de adquisiciones, arrendamientos y servicios.

Entre las anomalías encontradas está la adjudicación de contratos con costos mayores para la edificación de la Torre de Control, respecto de los mismos trabajos realizados en la terminal de pasajeros, además de pagos sin comprobación documental y contratos que incumplen requisitos solicitados por la Entidad Mexicana de Acreditación.

«En almacenes y talleres de proveedores existe material sobrante y de desperdicio que fue donado por el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México sin que a la fecha se acredite su uso y destino», indicó la ASF en el Informe General Ejecutivo.

Esta donación de materiales tiene un valor de 6 mil millones de pesos, pero están sin acreditar y fueron registrados a «costo cero».

La Auditoría también detectó que la Sedena aportó recursos del Fideicomiso Público de Administración y Pago de Equipo Militar, de los cuales se reportaron 20 mil 243 millones de egresos y se presentaron 19 mil 204 millones de ingresos.

Entre las obras revisadas también están la construcción del estacionamiento y las interconexiones viales.

El PAN acusó a David Colmenares, Auditor Superior de la Federación, de gastar 50 millones de pesos en remodelar su oficina, ceder a las presiones del Presidente y bajar, sin explicación, auditorías programadas.

El diputado Iván Rodríguez, en representación de su grupo parlamentario, recordó que a una semana de entregar resultados, Colmenares canceló una auditoría, una evaluación y dos estudios de políticas públicas, uno de ellos sobre los Fideicomisos que desapareció el Gobierno federal.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: