Mexicana es condenada a 100 latigazos tras denunciar abuso sexual en Qatar

Paola Schietekat Sedas es una mexicana que fue condenada a 100 latigazos y 7 años de cárcel en Qatar tras denunciar abuso sexual; la economista, politóloga y antropóloga trabajaba en Qatar como parte del Comité Organizador de la Copa Mundial de Futbol de 2022.

«Han pasado ocho meses desde que Paola regresó a México, su país natal, el cual abandonó desde los 19 años para asentarse y hacer su vida en Medio Oriente», indicó la agencia de noticias Sputnik.

«No entiendo cómo de haber sido tan feliz en un país que, si bien es complicado de vivir como mujer, yo no tenía ningún problema. Y pasar a ser víctima y ahora, peor, a una acusada y no poder regresar a la vida que yo había formado. Siento que no sé qué más hacer, no sé a dónde ir. Me siento en un limbo», señaló al medio.

En Twitter, la joven ha lamentado: «Sí, horrible la sentencia de los latigazos, pero más horrible saber que tu Embajada se sentaría a verlo sin hacer nada».

 El 6 de junio de 2021 la mexicana fue víctima de violencia de género por parte de alguien a quien consideraba su amigo: «Un hombre de origen colombiano, a quien la mexicana había conocido en los grupos de redes sociales de la comunidad latina en Qatar, entró a su departamento sin su consentimiento, al intentar llamar a la policía ambos forcejearon y él la golpeó hasta dejarla en el suelo».

Tras amenazarla con que no denunciara y luego de la agresión, la joven avisó a su mamá en México y a un amigo; se decidió a denunciar.

 «Cuando tenía 17 años, mi primer novio me dio una paliza y trató de matarme. Me tomó años decirle a mi familia y revelar lo que había sucedido», recordó Paola en Twitter.

Me exigieron una prueba de virginidad

En Qatar, indicó Sputnik, decidió denunciar, pero, como le dijo al medio: «Me exigieron una prueba de virginidad y ahí fue cuando me di cuenta que todo se había complicado porque ya habían asumido que yo tenía una relación con este hombre».

Explicó que «tener una relación extramarital es un crimen en Qatar el cual puede ser penado hasta con 10 años de cárcel y en su caso, al ser practicante del Islam, puede agravarse y ser sometida a 100 latigazos».

Por su caso, la mexicana pudo, prácticamente, huir de Qatar con destino a México aunque su caso sigue en proceso, mencionó Sputnik.

«La segunda audiencia del caso se realizó el pasado 14 de febrero; sin embargo, esta quedó cancelada pues el agresor de la mexicana abandonó Qatar y al lugar no se presentó ningún representante de la embajada mexicana. Será hasta el próximo mes de marzo que se celebre la siguiente audiencia».

Paola denunció en un artículo el abuso que sufrió, indicó que lo había escrito “frustrada, harta y agotada, después de intentar absolutamente todo por la vía institucional. ¿Por qué las mujeres no denunciamos? Aquí les doy una razón”.

En su escrito contó que una de las soluciones que le dieron su abogada y representante legal fue que se casara con su agresor. Sputnik la citó: “Si me caso con él ya no habría ningún cargo en mi contra por una relación extramarital (…) sí lo consideré durante un tiempo». De acuerdo con el medio,  señaló que esta “opción la meditó al verse frustrada por la dilación del caso y las acusaciones en su contra”.

En su escrito recordó que «el Supreme Committee me ayudó a poder salir del país. Mi teléfono ya no importaba. Había grabado testimonios y los envié a Human Rights Watch, que publicarían en caso de que me arrestaran. Nunca había respirado con más alivio que cuando me sellaron el pasaporte. En México paró la adrenalina y empezó un proceso más lento, aunque igual de complejo y doloroso. El ¿y ahora qué?».

Mi agresor fue absuelto

Escribió: «Se me helaron las manos, mientras temblaban, al ver que mi agresor fue absuelto del cargo de agresión porque, a pesar del informe médico, “no había cámaras que apuntaran directamente la puerta del departamento, así que no había forma de constatar que la agresión sucedió”. Eso sí, los cargos por tener una relación fuera del matrimonio seguían vigentes, impidiéndome volver a Qatar y forzándome a pagar aún más por representación legal».

El escritor Maruan Soto Antaki retuiteó el documento de la SER y precisó detalles:

“Paola no cuenta con representante legal.

“El cónsul nunca asesoró a Paola sobre cómo su denuncia podía ser usada en su contra.

“Paola no habla árabe fluido y después de tres horas de interrogatorios, la Embajada sólo consiguió una traductora vía telefónica.

“El debido proceso se violó repetidamente y esto fue atestado por la Embajadora.

“Si la cancillería piensa liberar una nota informativa, haría bien en consultar a la víctima antes de que se corra el riesgo de invalidar su testimonio.  @paola7kat no ha sido contactada hasta este momento”.

El 8 de marzo de 2021, en un hilo fijado en Twitter, Paola escribió: “Así que hoy, escuche a las víctimas que han acumulado el coraje de hablar, y si su agresor está en su círculo, ACTÚE EN CONSECUENCIA. No queremos que nos feliciten por el día de la mujer. Queremos vivir sin miedo”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: