Defiende AMLO vida millonaria de su hijo

Tras exhibirse que José Ramón López Beltrán ha ocupado residencias millonarias en Estados Unidos y un estilo de vida no apegado a la austeridad, el Presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que su hijo mayor no tiene influencia en el Gobierno federal.

«Este fin de semana salió un escándalo de que un hijo mío, José Ramón, ya grande, de 40 años, casado, vivía en una residencia en Houston queriendo equiparar, como diciendo, son iguales, es lo mismo, dónde está la austeridad, Carmen Aristegui casi lo comparaba con la Casa Blanca. Nada más decir que primero en este Gobierno no tienen influencia mis hijos, no se le da contrato a ningún recomendado», comentó López Obrador.

De acuerdo con una investigación de Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), José Ramón López Beltrán ha ocupado con su pareja Carolyn Adams dos residencias al norte de Houston, cada una con valor comercial cercano al millón de dólares.

La investigación dice que el hijo del Presidente primero vivió en una enorme mansión en Conroe, Texas, que era propiedad de un alto directivo de Baker Hughes, una de las compañías petroleras más grandes del mundo, con la que el Gobierno mexicano tiene contratos vigentes por más de 151 millones de dólares.

Y luego se mudó a una residencia recién construida en la localidad de Cypress, en el condado de Harris, que está a nombre de su pareja, Carolyn Adams.

Además, José Ramón tiene para su uso en Estados Unidos una camioneta Mercedes Benz modelo GLE-Class, que fue adquirida a nombre de Carolyn en una agencia de vehículos de lujo en Conroe a un precio de 68 mil 675 dólares, equivalente a 1.4 millones de pesos.

Esta mañana, en conferencia en Palacio Nacional, el Mandatario federal dijo que la esposa de su hijo parece tener dinero y, por lo tanto, él no puede meterse en ese asunto porque es un matrimonio.

«En el asunto del matrimonio, pues ahí está complicado meterse. Ellos se casaron y al parecer la señora tiene dinero, pero no tiene nada que ver con el Gobierno, ni un contrato, ni una recomendación, no somos iguales», recalcó.

López Obrador expresó que no todo el que tiene dinero es malvado y que merece respeto quien haya construido su patrimonio con esfuerzo.

«No todo el que tiene es malvado, hay quien ha hecho su patrimonio con esfuerzo, con trabajo de conformidad con la ley y merece respeto. Yo estoy en contra de la riqueza mal habida, me molesta la corrupción, me indigna la corrupción», señaló.

El Presidente dijo que estas investigaciones en su contra revelan los «tiempos de definiciones» que se viven actualmente; sin embargo, mencionó que resistirá cualquier ataque de la prensa.

«Estamos viviendo tiempo de definiciones, además les pagaban mucho (a los periodistas antes), no sé si les sigan pagando igual, pero los mal acostumbraron, por eso estaban ahí al servicio de cualquier orden, asalariados. Estamos hablando de que ganaban hasta un millón de pesos mensuales, todavía hay algunos.

«Entonces, todo esto es lo que tiene que ir cambiando, aunque se enojen y hay que resistir. Yo siempre tengo presente lo que le hicieron a Madero, al apóstol de la democracia, un hombre bueno, la prensa lo acabó», finalizó.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: