Bromea AMLO sobre el escándalo de chocolatera de sus hijos

Redacción

En referencia reportaje “Sembrando Vida y la fábrica de chocolates”, que involucra a sus hijos y su supuesto beneficio por el programa insignia del Gobierno Federal, el presidente Andrés Manuel López Obrador bromeó sobre ya no poder hablar de chocolate, derivado de las acusaciones del trabajo periodístico.

Sin mencionarlo, pero en referencia al texto publicado por Aristegui Noticias y la revista Proceso, el mandatario respondió, durante su gira por Nayarit, una de las demandas del gobernador Miguel Ángel Navarro Quintero de manera bromista.

Señaló que, ante los problemas financieros de la entidad y las dificultades que tiene para pagar las nóminas de los trabajadores estatales, su gobierno se ayudará y cubrirá dichos gastos, siempre y cuando la administración local se conduzca con transparencia.

“Queremos cuentas claras y chocolate espeso”, bromeó.

Y añadió con una sonrisa: “ya no puedo hablar del chocolate, pero soy de la República del Chocolate”.

Luego de que se publicara el reportaje que plantea que el programa insignia del Gobierno tiene un particular impulso en Tabasco y beneficiaría a los hijos del presidente Andrés Manuel López Obrador y a su fábrica de chocolates “Rocío”, el titular del Ejecutivo dijo que lo publicado por la revista y por Carmen Aristegui “no es cierto”.

En su conferencia mañanera del 29 de noviembre, López Obrador declaró que la revista y la periodista «hicieron una publicación mentirosa, sin fundamentos para buscar mancharnos”, además que los desligó de la Cuarta Transformación.

“Proceso y Carmen Aristegui nunca han estado a favor de nuestro movimiento y ellos dicen que porque son independientes. Y yo sostengo que sí son independientes, pero independientes del pueblo, que nunca se han involucrado, nunca han hecho un periodismo en favor del pueblo”, expresó López Obrador.

“No tenemos identificación, no hay simpatías. Carmen Aristegui, pues escribe en Reforma y pues pertenece al grupo que apoya al bloque conservador. Entonces nada más aclararlo porque ya no estamos en los tiempos de la simulación (…).

“La gente pensaba que Carmen Aristegui era una periodista de vanguardia. Yo me quedaba callado, pero en el mismo movimiento nuestro, por respeto. Pero era una especie de paladina de la libertad y yo tengo otra opinión porque cuando nosotros estábamos en la oposición, me entrevistaba una vez cada seis meses y buscaba ponerme en entredicho como buena periodista conservadora”, agregó.

Al acusar que publicaron en su contra cuando era oposición, el presidente López Obrador indicó que la revista Proceso no ha apoyado su movimiento, incluso cuando vivía su fundador, Julio Scherer.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: