EU analiza suspender vuelos con Sudáfrica por nueva variante de Covid-19

EFE 

El Gobierno de Estados Unidos esperará a tener más datos antes de decidir si suspende el tráfico aéreo con Sudáfrica y otros países africanos por la nueva variante de Covid-19, dijo este viernes en una entrevista el principal epidemiólogo asesor del Ejecutivo, Anthony Fauci.

Fauci aseguró que tomarán una decisión al respecto «tan pronto» como reciban más información y que la restricción a los vuelos es algo que EU «tiene sobre la mesa», pero que no quiere implantarla «mientras no haya razones científicas para hacerlo».

Fauci también indicó que, por el momento, no se ha detectado esta nueva variante en territorio estadounidense y que un grupo de científicos del país ya está en contacto con sus colegas sudafricanos para conseguir de primera mano toda la información disponible.

El miedo a la nueva variante de coronavirus detectada en Sudáfrica, aparentemente más transmisible, ha llevado a diferentes países a suspender los viajes desde algunos Estados africanos del sur.

Científicos y autoridades sanitarias de Sudáfrica informaron el jueves de la detección de una nueva variante del coronavirus, identificada como B.1.1.529.

Hasta ahora se han confirmado pocos casos de esta variante en otros puntos fuera de África, pero la preocupación que suscitan se deriva de su posible impacto en la transmisibilidad y por su potencial capacidad de evadir la inmunidad o protección previa.

En este contexto, varios países han decidido hoy suspender los vuelos procedentes de África austral por la variante B.1.1.529. Francia, Italia, Reino Unido, Alemania, Holanda, Singapur, Austria e Israel son algunos de esos países que han optado por suspender los viajes desde el sur de África.

También el Gobierno español anunció que restringirá los vuelos procedentes de Sudáfrica y Botsuana, pese a los pocos contagios que se han identificado por el momento, ninguno de ellos en España.

¿Por qué causa preocupación la variante B.1.1.529 de Covid en Sudáfrica?

Estamos de vuelta en un territorio familiar: una preocupación creciente por una nueva variante del coronavirus.

La última es la versión más mutada descubierta hasta ahora, y tiene una lista tan larga de variaciones que un científico la describió como «horrible», mientras que otro me dijo que era la peor variante que habían visto.

Es temprano y los casos confirmados todavía se concentran principalmente en una provincia de Sudáfrica, pero hay indicios de que puede haberse extendido más.

Las autoridades de Reino Unido decidieron tomar precauciones, y los viajeros de seis países del sur de África -Sudáfrica, Namibia, Zimbabue, Botsuana, Lesoto y Suazilandia- deberán quedar en cuarentena si viajan a la nación europea. Los vuelos desde esas naciones también fueron suspendidos.

Inmediatamente surgen preguntas sobre la rapidez con la que se propaga la nueva variante, su capacidad para eludir parte de la protección que brindan las vacunas y qué se debe hacer al respecto.

La variante se llama B.1.1.529 y es probable que la Organización Mundial de la Salud (OMS) le dé un nombre griego (como las variantes Alpha y Delta) el viernes.

También sabemos que ha mutado mucho. El profesor Tulio de Oliveira, director del Centro de Innovación y Respuesta a Epidemias en Sudáfrica, dijo que había una «constelación inusual de mutaciones» y que era «muy diferente» a otras variantes que han circulado.

«Esta variante nos sorprendió. Tiene un gran salto en la evolución y muchas más mutaciones de las que esperábamos», dijo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: