Sicario afirma que Tomás Zerón lo obligó a sembrar restos de los 43 en el Río San Juan

Redacción

Cd. de México (23 septiembre 2021).- El sicario Agustín García Reyes «El Chereje» acusó a Tomás Zerón de Lucio, ex jefe de la Agencia de Investigación Criminal, de haberlo obligado a «sembrar» en el Río San Juan las bolsas con restos humanos de los normalistas de Ayotzinapa, indicios que permitieron identificar a una de las víctimas.

Con base en la orden de aprehensión por tortura y desaparición forzada contra el ex mando policiaco, la supuesta manipulación de las evidencias habría ocurrido el 28 de octubre de 2014, un día antes de que oficialmente los buzos de la Secretaría de Marina hicieran el hallazgo de las bolsas.

«Que una vez que bajó del helicóptero y que estaba con (Zerón), fue conducido hacia un lugar donde le enseñaron unas bolsas y dice ‘me percato que había unas bolsas de plástico, cerca de un árbol, es decir, no estaba dentro del río, ya que en un momento me di cuenta de que las habían sacado del río'», señala el testimonio de García Reyes, rendido el 5 de febrero de 2020 ante la FGR.

«También, veo que hay gente vestida de blanco, como astronauta, que estaban cerca de las bolsas de plástico y al estar cerca del río me dice (Zerón) ‘ahora, haz ahora lo que ya te dije’, entonces hago como que aviento las bolsas al río y en todo momento estaba sometido por el escolta, ya que siempre me estuvo agarrando del pantalón, en eso escucho que le avisan a los periodistas, entonces el «mamadito» me echa un saco en la cabeza y me sacan de ese lugar y me suben a una camioneta y me llevan rumbo al basurero de Cocula».

«El Chereje» relató a la Fiscalía General de la República que el día de su captura, el 27 de octubre de 2014 en Guerrero, fue torturado por los agentes de la AIC bajo el mando de Zerón.

Dice que primero lo cachetearon para que dijera dónde estaban los estudiantes, luego le sujetaron los brazos por la espalda y le colocaron una bolsa de plástico en la cabeza. Cuando empezó a ahogarse, logró desprenderse de la bolsa y la rompió.

«Ahí me dijeron ‘hijo de tu puta madre’ y entonces me esposaron y me pusieron boca arriba y llega el que dije que tenía el chaleco café y se sube encima de mi estómago y entonces me pone una rodilla en el pecho y me pone una bolsa más, y en esa sí perdí el conocimiento, era bolsas de plástico transparente», declaró.

El mismo día, al llegar a las oficinas de la SEIDO en la Ciudad de México, asegura que continuaron las torturas y amenazas, con la finalidad de que dijera lo que las autoridades le exigían.

«‘Tú inventa, di que eres halcón y te vamos a sacar’, estuve ahí como dos horas, me dijeron «ten tomate agua» y me dieron una botella, «di que trabajas para (Guerreros Unidos) , tú sólo di eso, voy a soltar a tu esposa e hijo y te voy a dejar libre’, me sacan y me suben, entre mí sentía que ya se acababa», contó.

Según «El Chereje», fue al día siguiente de su captura cuando en la misma SEIDO lo subieron a un helicóptero y Zerón lo trasladó a Cocula, para la diligencia que supuestamente se llevó a cabo en forma ilegal y en la que ya estaban las bolsas con restos humanos.

«‘Tú, hijo de tu puta madre, te voy a llevar al Río San Juan para que hagas lo que te voy a decir’ y dijo que tenía que hacer una simulación de que como si hubiera tirado las bolsas de los estudiantes y comenzó a gritar ‘hijos de su puta madre, ahorita que ya lleguemos ya quiero que hagan las cosas tal y como les dije, sino que ahorita que vengamos de regreso los voy a aventar del helicóptero'», relata.

En la administración pasada, la PGR sostuvo que los normalistas fueron incinerados entre la noche del 26 y madrugada del 27 de septiembre de 2014 en el basurero de Cocula, y luego sus cenizas fueron tiradas en el Río San Juan.

El 29 de octubre de 2014, buzos de la Marina descubrieron en el río dos bolsas con restos de algunos estudiantes, entre los cuales se logró identificar plenamente un hueso de Alexander Mora Venancio, lo que reforzaría esta versión.

Sin embargo, el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) cuestionó la cadena de custodia de esa evidencia y señaló la posible manipulación, porque el día anterior Zerón había estado con «El Chereje» en la diligencia que consideraron ilegal, al no estar autorizada por el Ministerio Público y no contar con un abogado del indiciado.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: