Con información de Reforma

Cd. de México (18 agosto 2021).- Siete árbitras se enfilan a la Primera División, ya cimientan sus carreras y siguen con su proceso de fogueo al aparecer, por ahora, en la Liga de Expansión.

Esta campaña espera dar pasos fundamentales para acrecentar su experiencia y así levantar la mano para ser las mujeres que tomen posiciones importantes dentro del arbitraje en el Máximo Circuito.

En el arranque de temporada hay tres árbitras asistentes que han participado al menos en tres de las cuatro jornadas que se han disputado, además de cuatro centrales, que por el momento están siendo designadas en el rol de cuarto oficial, para que puedan empaparse de la mejor manera de llevar un encuentro.

Jessica Fernanda Morales Morales, Sandra Elizabeth Ramírez Alemán y Mayra Alejandra Mora Cerero han estado saliendo como árbitras asistentes, completando las cuartetas que en su mayoría son varoniles.

Priscila Pérez Borja, Katia Itzel García Mendoza, Lizzet Amairany García Olvera y Karen Hernández llevan un proceso más lento, aunque no menos importante, pues son las que están interactuando con los técnicos y jugadores que se encuentran en la banca, además de llevar por escrito todas las incidencias del partido.

Arturo Brizio, presidente de la Comisión de Arbitraje, informó en junio del año pasado que se trabajaba en la renovación de la plantilla con el proyecto de «La Academia» donde había 25 prospectos, y en el caso de las mujeres tuvo palabras de halago para Katia Itzel García y Priscila Pérez Borja, ambas ya se perfilan al Máximo Circuito.

Brizio comentó que antes de ver una mujer como central en la Liga MX tendrían que pasar por un proceso de pitar en Liga Femenil, Sub 20 y Expansión, por lo que se espera que al terminar este torneo pueda haber prospectos importantes para seguir el camino que alguna vez abrió Virginia Tovar, pues la idea no sólo es que lleguen a pitar un encuentro sino que tengan seguimiento y consolidación en un mundo que ha sido dominado por los varones.

Esperan mayor recompensa

Tener gafete de FIFA y haber representado a México en un Mundial no es garantía para que una árbitra reciba la oportunidad de dirigir en la Liga BBVA MX.

Las mujeres han crecido en este oficio y cada año demuestran que tienen la capacidad para tomar las riendas de un encuentro, sin embargo, los triunfos que recolectaron a lo largo de sus carreras, todavía no les permiten emular lo logrado por Virginia Tovar en el 2004.

Lucila Venegas recientemente participó en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, teniendo en una de las bandas a Enedina Caudillo. También estuvieron en el Mundial Femenil celebrado en Francia en 2019, donde además contaron con Mayte Chávez como asistente.

Sin embargo, esta tripleta no ha sido considerada para estar en el Máximo Circuito.

Quetzali Alvarado quien fue internacional desde el 2004 y que tuvo una fructífera carrera silbando partidos del Mundial Femenil Sub 17 en 2008, la Copa del Mundo Sub 20 de Alemania en el 2010, y el Mundial de mayores de 2015, tampoco pudo saltar a la Primera División varonil, y actualmente se encuentra en el VAR, apoyando a la Comisión de Arbitraje en la capacitación de los colegiados.

Karen Janett Díaz Medina ya hizo historia al salir como árbitro asistente número DOS en la Final entre Pumas y León en el Guardianes 2020, ahora falta ver a una central dirigiendo en la Liga.

Tras el legado de las Tovar

Hace 17 años Virginia Tovar irrumpió en la Primera División, fue la primera mujer en arbitrar un partido en el Máximo Circuito, en el Irapuato vs. América.

Su actuación fue valerosa, ya que ninguna figura la hizo dudar, al marcar un penal y expulsar a un jugador. La nota negativa la dio Cuauhtémoc Blanco, quien le dijo que mejor se fuera a lavar los trastes a su casa, cuando se acercó a ella para hacerle un reclamo.

Sólo duró cuatro años más en Primera, tuvo pocas designaciones y Arturo Yamasaki, entonces presidente de la Comisión de Arbitraje y quien había respaldado su aparición, contribuyó después a apagarla ante las críticas de algunos clubes, como Tigres que pidió no tenerla en sus juegos.

Antes de ella, Rosario Herrera picó piedra en los años 90 y no pasó de ser cuarto oficial. En alguna ocasión el juez central se lesionó y aunque ella calentaba para sustituirlo, se decidió que fuera el asistente quien tomara el lugar, y Chayo pasó a la banda.

María Isabel Tovar, hermana de Virginia, tuvo una carrera más fructífera en Primera División, como asistente, y llegó a trabajar en 3 Finales: Mundial Femenil, Primera División y Primera A.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: