Benefician funcionarios guatemaltecos a proveedores, aunque no oferten mejor precio de placas vehiculares para los ciudadanos

Desde el Olimpo

Por: Atenea

No hagas cosas buenas que parezcan malas, reza el dicho, pero al parecer las autoridades Guatemaltecas no lo conocen o tienen su “versión libre” de ese proverbio de la sabiduría popular, y para ellos es: No hagas cosas buenas, que no me beneficien a mi y a los míos.

Este martes 4 de mayo se celebraría a las 11:00 de la mañana el concurso SAT-LI-12-2020 de nombre «Adquisición de 400,000 pares de placas metálicas de circulación para vehículos terrestres que utilizan dos placas y 780,000 placas metálicas para vehículos terrestres que utilizan una placa».

Las bases establecen que los precios, y oferta económica deberán cargarse en una plataforma electrónica a la que pocos funcionarios tienen acceso, bajo el argumento de garantizar la integridad de dicho concurso, lo cual suena muy bonitos, hasta que nos detenemos a preguntarnos ¿cuáles son esos “pocos funcionarios” que pueden conocer anticipadamente esa información?

Y entonces empieza a oler a gato encerrado.

Le explico. Al encontrarse en dicha plataforma la propuesta económica de los participantes al concurso, esos “pocos” que la conocen, ya saben quién trae la mejor oferta, es decir, el precio más bajo, información de la que hacen uso, no precisamente en favor de usted, ciudadano y contribuyente. Lo último que a esos “pocos” les importa, es cuidar su bolsillo, querido lector. El bolsillo que les importa es el propio y el de sus amigos.

Esto de que sólo algunos funcionarios tengan acceso a la información sensible de las licitaciones, lejos de abonar a la transparencia, llama a la sospecha. Porque el punto no es cuántos conocen la información, ¡sino quiénes!

Porque no es novedad que la información es poder y tampoco es descabellado pensar que existen funcionarios que, siendo los proveedores del gobierno sus amigos, parientes o bienhechores, y conociendo las ofertas de un concurso donde están en juego varios millones, sepan quién es el enemigo de sus amigos y hagan uso indebido de esa información.

Tristemente es algo que no poco vemos en las licitaciones, todo lo contrario, es pan de cada día.

Me refiero en concreto a la licitación de placan en Guatemala y le cuento una historia. Un proveedor subió su oferta económica un día antes a dicha plataforma, con precios competitivos -casi 25% menos del proveedor actual- ahorro que a usted, ciudadano, no le vendría nada mal, pero que no sirve a los intereses de otros, como Emilio Wilfredo Valle Gómez.

Emilio Wilfredo Valle Gómez; Gerente General de Regional Central Interino, y su subordinada; Astrid Liseth Argueta Uluan; jefa de División de Registro Fiscal de Vehículos Interino de la Gerencia Regional Central, emitieron un “comunicado urgente” hacia la jefa de Departamento de Compras y Contrataciones, Cupertina Mayén Méndez; de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT), en el que, sin un solo argumento de peso, pidieron diferir la licitación, con lo que en consecuencia, se amplía el plazo de entrega al 17 de mayo.

¿Qué es lo relevante aquí? Que dejaron ver claramente, que los lazos con el proveedor actual, Tonnjes International, son fuertes y peor aún indebidos, sobre todo cuando vemos que justo frente a sus narices, hay una mejor oferta, que sí beneficiaría al contribuyente. Sí, a usted que paga las placas. Pero eso a estos personajes que flaco favor le hacen al Gobierno de Guatemala al ser sus “servidores públicos”, les importa más dar trato preferencial a sus amigos, a cambio de vaya usted a saber qué… o cuánto $$$

Pero la historia no acaba ahí, por si fuera poco.

Este martes 4 de mayo, día en que, como se lo comentamos al inicio de esta columna, debería haberse llevado a cabo el concurso, el Registro Fiscal de Vehículos Interino de la Gerencia Regional Central emitió un nuevo comunicado, en el que este mismo oscuro personaje,  Emilio Wilfredo Valle, solicita hacer modificaciones a las bases del procedimiento.

Y con esto, lo único que queda transparente, no así el procedimiento de licitación, es que diferir el evento es sólo un pretexto para encontrar “problemas a las soluciones”, es decir, más candados en la licitación de placas y beneficiar al proveedor actual.

¿Y los ciudadanos?… Los ciudadanos que sufran el desabasto de placas, los ciudadanos que paguen más: porque donde unos ganan derechos, otros pierden privilegios, y eso no le gusta a la autoridad guatemalteca, y menos, los privilegios de sus amigos que se traducen en ganancias para ellos también.

Recuerde este nombre: Tonnjes International, el actual proveedor de placas vehiculares de Guatemala y sígalo de cerca, que nosotros haremos lo mismo. No lo perdemos de vista, ni a los funcionarios aliados que le abren camino en los procesos licitatorios, cerrándole a usted la vía de los beneficios.

No queremos pensar que el Gobierno de Guatemala se hace “de la vista gorda”, y tampoco queremos pensar, y mucho menos comprobar, que no hay quien vele por los intereses de las y los ciudadanos guatemaltecos.

La salud de las personas se ha visto vulnerada en este año de pandemia, los empleos, la economía… ojalá no se vea vulnerado el derecho ciudadano a la transparencia, el combate a la corrupción y al bienestar de sus familias.

Envía tus comentarios a: transformacionnoticias@gmail.com

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: