Pueblos originarios, artículos de temporada… electoral

Por: Carlos Lima*

En duda, es rentable, empático y suma al prestigio como legislador, abanderar una iniciativa que busque incidir en beneficio del patrimonio cultural de los pueblos originarios.

El pasado miércoles 7 de abril, se presentó en la Cámara de Diputados una iniciativa que busca adicionar un párrafo al artículo 4 de la Ley Federal de Derecho de Autor, que fue aprobada por unanimidad.

Siendo la Cámara de Diputados la de origen, para después a revisión del Senado de la República, que puede aprobarla, modificarla o retornarla, aunque no creo que suceda absolutamente nada. Lo más seguro es que se vaya a la congeladora, pues en la Comisión de Cultura de la Cámara de Senadores se está replanteando una modificación a una iniciativa presentada el 20 de noviembre del 2018, denominada “Ley de Salvaguardia de los Conocimientos, Cultura e Identidad de los Pueblos y Comunidades Indígenas y Afromexicanas”.

He visto a lo largo de varias décadas que los legisladores aprenden rápido el valor de hablar de los pueblos originarios en tribuna.

Por eso suben a presentar iniciativas de ley, modificaciones o adhesiones de párrafos con el objetivo de “incidir en la mejora de los pueblos y comunidades indígenas”, pero, tristemente saben que no prosperarán, incluso desde antes de asumir su postura, solo que no se resisten a lo mediático del tema, a las votaciones en cascada o por unanimidad que dejan un sabor de boca favorable entre sus pares parlamentarios.

No vale la pena ni siquiera nombrarlos, puede ser Juan, Pedro, Luis, Ramona o Petra, es una práctica recurrente en los congresos no solo federales también locales. Tampoco creo que se erradique; es la normalización del discurso lucidor que no importa que después se olvide o enfríe.

Mientras las comunidades no estén al centro de un gobierno, no pasará mucho, no sucederán las cosas. Las comunidades son la gráfica perfecta en las campañas, las portadas de los periódicos, el discurso aplaudido; solo ver a el partido político Movimiento Ciudadano con el uso de su canción interpretada por “Yuawi” (azul) un niño de la comunidad Huichol, que con ritmos típicos de su cultura dan identidad a una canción que cada elección suena y resuena en todo el país.

Los pueblos no están en la agenda real de los legisladores, ni para aquellos que llegaron al Senado con la bandera de defender, de hacer suyas las demandas sobre el establecimiento de los derechos culturales, de gestionar, dialogar, escuchar y generar gobernanza para la mejora colectiva.

La pandemia será la excusa perfecta para justificar su opacidad, falta de voluntad, amor por los indígenas, sus creaciones y nuestro patrimonio.  

*Carlos Lima es productor musical, investigador sobre la preservación del patrimonio cultural, derechos humanos y culturales. Síguelo en: 🐦@charlylima

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: