Si el arte calla, el espíritu muere

Por: Carlos Lima*

En este mes de marzo ya son para muchos de los creadores 12 meses sin trabajar😫, en mi caso 13 meses sin poder hacer lo que más me gusta. El escenario para muchos está negado, pero además es desastroso, muchos de los músicos que conozco han vendido sus instrumentos😪, otros el equipo de audio, algunos más iluminación, equipo de video, otros vestuarios, maquillajes, escenografías; así todos los creadores han tenido que desprenderse no solo de activos, sino también de sus herramientas de trabajo☹.

El Consejo Ciudadano para la Seguridad y la Justicia de la Ciudad de México, reveló cifras que no son alarmantes🥶, son un golpe en el estómago🤐, hablan de la grave descomposición social, la severa pandemia que atravesamos. En febrero del 2020 se registraban 800 llamadas para pedir asistencia emocional ocasionada por el encierro, para abril del mismo año, eran 2 mil 234, en octubre 3 mil 890, para febrero del 2021 fueron 4 mil 012, 500 %  más que el referente anual anterior😶.

El 65% de quienes solicitan la asistencia son mujeres🙏🏻🙌🏻. Octubre del 2020 fue el mes en el que se aceleró la curva, asociada justamente a los problemas económicos, a la recesión financiera, de ocupación, de empleo, de salud. De octubre a diciembre fue cuando más creadores🤴🏻 han fallecido.

Haga usted cálculos, saque la cifra por todas las ciudades y municipios del país🙄.

Esto es reflejo de la necesidad de sentirse útiles😳, del contacto humano, de reinventarnos, de salir a buscar la forma de sobrevivir. El censo económico del 2017 reveló que más del 95% de los músicos no cuenta con seguridad social👩🏻‍⚕️👨🏻‍⚕️, es decir, son informales.

Por desgracia no se ve que se esté trabajando en programas🤷🏻‍♀️, estrategias, sinergias o políticas para fortalecer los bienes patrimoniales de los creadores durante estos 13 largos meses👎🏻. ¿Qué harán los creadores sin sus instrumentos de trabajo, sin acceso a recursos para continuar ejercitándose los bailarines? ¿cómo superarán las adversas condiciones cuando la sociedad no saldrá a pagar boletos de acceso a los diversos espectáculos?

Como ejemplo tenemos la reapertura del cine, que vemos cómo no genera confianza por ser un espacio cerrado.

¿Qué pasará con los teatros?

¿Cuánto recurso ejercerán los gobiernos para dar empleo a los sectores artísticos?

¿Cómo lo otorgarán?

¿Cuántos gobiernos lo están considerando?

¿Y los municipios?

¿Darán tregua al arte callejero?

¿Darán tregua en el transporte público?

Son impresionantes las llamadas de creadores entre ellos, al menos para externar sus necesidades, sus pérdidas y ofertar sus bienes😭.

¿Qué no debería la Secretaria de Cultura Federal tener una línea telefónica de atención especializada a los artistas para poder apoyarlos en sus necesidades emocionales?

Empatía, solo empatía es lo que necesitan los creadores.

*Carlos Lima es productor musical, investigador sobre la preservación del patrimonio cultural, derechos humanos y culturales. Síguelo en: 🐦@charlylima

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: