POR SÓCRATES A. CAMPOS LEMUS

         ES CURIOSO QUE CUANDO LEEMOS LOS ANÁLISIS DE LOS INTELECTUALES Y PERIODISTAS SOBRE LOS ASUNTOS DEL NARCOTRÁFICO NO NOS CUENTAN NI DICEN QUE LA MAYORÍA DE LOS DATOS QUE MANEJAN E INCLUSO LAS RELACIONES ENTRE LOS GRUPOS Y LOS POLICÍAS, CORRUPTOS Y GENTES LIGADAS A LOS GRUPOS DE LA DELINCUENCIA SON PROPORCIONADOS POR ESOS ELEMENTOS PARA QUE VAYAN ENCAJANDO EN SUS NIVELES DE OPERACIÓN SOBRE DICHOS GRUPOS Y DE LA FORMA EN QUE QUIEREN QUE SE VAYAN DETENIENDO O SE FORCEN A DEJAR ACTIVIADES O ESTABLECER LA LIMPIA DE LOS OPERADORES QUE YA SE “QUEMARON” O BIEN, PORQUE LOS VERDADEROS JEFES YA TIENEN NECESIDAD DE CAMBIAR DE MANDOS Y OPERAR ELLOS CON TOTAL IMPUNIDAD LOS FONDOS FINANCIEROS, Y PARA ELLO, JAMÁS DAN NOMBRES DE POLÌTICOS Y MENOS DE FINANCIEROS LIGADOS A LAS MAFIAS, NI DE LOS EMPRESARIOS QUE SIRVEN REALMENTE EN EL SISTEMA IMPORTANTE DE CONSERVAR Y OPERAR LOS FONDOS FINANCIEROS DE ESOS GRUPOS.

          NO se nos explica a los ciudadanos que, en realidad, aquel famoso esquema de control por regiones y zonas dadas a los grupos y jefes mafiosos que se fueron desintegrando después del escándalo de El Búfalo y del asesinato de Enrique Camarena, agente de la DEA y de sus ayudantes, obligaba a modificar la estructura tradicional, y esto mismo obligó a que los mandos reales de operación no solamente estuvieran ligados a la poderosa agencia de la DIRECCIÓN FEDERAL DE SEGURIDAD, sino que tuvieron que establecer la división con la PJF y mandos especiales del ejército, hasta que la estructura también reventó por las ambiciones y la corrupción y enriquecimiento de muchos de los funcionarios, de tal suerte que algunos, con esa fuerza y fondos financieros, incursionaban directamente en la política y no se quedaban estancados en la simple operación policiaca que sostenía el control de los grupos.

         Los escándalos y el descubrimiento de los inmensos recursos generados en esa operación de El Búfalo, con los acuerdos de la CIA donde la DEA estaba fuera del caso, obligaba a denunciar, mundialmente, que los recursos obtenidos por las agencias y los grupos criminales servían para operaciones paramilitares fuera del mismo control del gobierno norteamericano, aparentemente, a pesar de que el escándalo estallaba con la denominación de IRÁN-CONTRAS y donde estaban relacionados importante jefes militares, y sobre todo funcionarios y políticos nacionales que desde México apoyaban la operación, y esto mismo generó aquellos primeros rompimientos y la generación de la violencia con el fin de distraer la atención sobre el caso y que las cosas se concentraran en la violencia y no en las acciones políticas[AS1]  que la operación representaba y de la forma en que en México, también, políticos y funcionarios usaban la fuerza y los recursos públicos generados por el narcotráfico, para iniciar los ascensos políticos, por ello, cuando se descubre aquel escándalo del tráfico y robos de vehículos desde Estados Unidos y se detiene a Miguel Nazar Haro, a pesar del escándalo y de lo que esto significaba en el nivel operativo del narcotráfico, lo que se negoció fue una “fianza” para realizar, con el tiempo libre, la jugada para traerlo a México y darle un nivel militar, porque las agencias norteamericanas tenían serios compromisos con el poderoso jefe de la DFS cuando él era el responsable de sus muchos operativos en el país.

         En todo el escándalo se siguieron líneas que nada tenía que ver con las investigaciones y se detuvieron e inventaron a grupos de maleantes menores, mientras que los grandes jefes que en realidad hicieron la historia del narcotráfico en el país seguían en operación al lado y con la protección de políticos y funcionarios, de tal suerte que el mismo cuñado del presidente Luis Echeverría, Rubén Zuno, fuera detenido en los Estados Unidos y llevado a prisión sin que la fuerza del presidente nada pudiera hacer, obligando a rectificar las acciones y los manejos operativos, dando prioridad, desde entonces, a banqueros, políticos, funcionarios y empresarios que sabían manejar los inmensos fondos financieros dejados en las utilidades del narcotráfico y dieron paso a las primeras estructuras reales de lo que se conoce, ahora, como los verdaderos jefes y mandos de la NARCO POLÍTICA que obligaba a mantener un mando fuerte y sólido para la operación del narcotráfico en el país y garantizara el éxito de los operativos, por ello, comenzaron a fluir inmensas cantidades de cocaína por México a los Estados Unidos y se dejaba a los grupos menores el control de la marihuana y la goma de opio porque los niveles de riesgo eran mayores y los volúmenes igual, por lo que las utilidades de la cocaína eran mucho más productivas por kilo y tonelada, de tal suerte que daba recursos para que los operativos se realizaran por medio de aviones y con todo el apoyo institucional y de los grupos políticos y financieros y empresariales que garantizaban el buen manejo de esos recursos y su aumento en utilidades y lavado de dinero. Así se fueron fortaleciendo, en realidad, los grupos mafiosos de tal suerte que, posteriormente, ya no dependen ni siquiera de estructuras de policía o paramilitares sino que operan y que su manejo dejan las utilidades para que se repartan adecuadamente entre los jefes de jefes y se sigan utilizando en la banca, empresas y política, y además, los grupos delincuenciales se utilizan, ahora, como grupos de eliminación de los dirigentes sociales y políticos que anteriormente eran liquidados por las agencias de seguridad del gobierno…. Así que si en verdad se quiere entender este asunto, deben reenfocar los análisis y dejar a un lado las “chaquetas mentales” y las manipulaciones que sirven para las novelas, no para resolver y entender los asuntos delicados…

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: