Doctor Manuel González Villalobos, figura nacional en la defensa de los Derechos Humanos: “Tras vencer al COVID 19” (Primera parte)

Por: Alexandro Guerrero

Médico, egresado de la Facultad de Medicina de la UNAM, con importante participación política en el movimiento de médico (1964-1965), así como en el estudiantil de 1968. El Doctor González Villalobos formó parte en ese combativo contexto de los comités de lucha, del co gobierno. Años decisivos y de mucha intensidad, años de riesgo para las conciencias críticas y libertarias de nuestro país. El doctor está especializado en medicina física y rehabilitación, funda a la par un sindicato en este contexto y participa en varios  movimientos desde esa trinchera. Tiene en su haber un reconocimiento por 40 años de trabajo sindical. Su trabajo  a nivel hospitalario que da lustre además al alto nivel con que emplaza sus actividades docentes y académicas en la Universidad Nacional Autónoma de México como también en la Universidad Autónoma Metropolitana convergen en su  quehacer humanístico y se complementan aunados al diplomado en Derechos humanos, además de un importante nivel de grados académicos, le han permitido hasta la fecha, tener un panorama humanista integral respecto a las luchas e historia en defensa de los mismos.

Esta colaboración tiene el objetivo de preceder a lo que será un homenaje nacional a su importante figura, al mismo tiempo, es una nueva bienvenida tras enfrentarse a la enfermedad que lo tuvo al borde de la muerte y que  ha cambiado el curso de la historia, de la economía, de la geopolítica de orbe. La causada por el virus SARS-CoV2,

Como activista en materia de derechos humanos, mi encuentro con el Doctor Manuel González Villalobos se da en el contexto de uno de los años más complejos de la anterior administración. En materia de seguridad nacional, (tema que se vincula de forma indisoluble con la agenda nacional y mundial de la defensa de los derechos humanos, concepto clave del internacionalismo) ocurre una situación clave también: Uno de los líderes de las autodefensas en Michoacán, el Doctor José Manuel Mireles Valverde cae en prisión tras un atentado y la persecución fiera, así como la criminalización sistemática, que como en este caso, vivirían líderes que defendieron a sus comunidades de la violencia generada por la supuesta “guerra contra el narcotráfico” que sin lugar a dudas fue una guerra también declarada contra las organizaciones de lucha, así lo demostrara también el encarcelamiento de la hoy senadora Nestora Salgado detenida entonces y coincidiendo con aquellos tiempos en el Estado de Guerrero .

El liderazgo del Doctor González Villalobos llama a confluir en torno a una causa común: Nace entonces el “Comité Nacional por la libertad de Mireles” en la primavera del año 2017, desde entonces su labor comprometida y profunda en temas fundamentales de Derechos Humanos ha sido cada vez más destacada, un trabajo axial en nuestros días.

  Su relato y lucha contra el COVID 19:

“Los últimos días de marzo comencé con una tos ligera y me fui a Cuernavaca, me administré un antibiótico fuerte. Tras el fin de semana regresé a la Ciudad de México, tenía que cobrar un dinero, no llegué. Me quedé entonces, al sentirme más afectado, en la casa de mi hijo. Ya no tomé la medicina. El último martes de marzo mi hijo me acompañó a ver a un infectólogo.  Al llegar al consultorio sin más síntoma que la tos. Con una especie de sueño, una especie de cansancio sin fiebre ni dolor de cabeza terminando aquel día tras 5 día de tos, perdí el conocimiento.”

-Desfallecido el Doctor con un diagnóstico previo de bronconeumonía fue internado en urgencias como posible caso de Covid-19 en un hospital del sur de la Ciudad de México.

Prosigue el relato: “Me internaron en urgencias en un cubículo en donde me encontraba solo.  Fue entonces que me intubaron, así estuve aproximadamente ocho días, conectado a una máquina de respiración, con oxígeno, inconsciente, entre anestesiado y semi anestesiado. Recuerdo haber tenido muchas pesadillas.

-El Doctor González Villalobos en esos momentos y tras retirarle el respirador perdió la voz, se sentía sumamente débil. No había recibido más alimento que el que a través de suero se le administró.”

(Continuará…)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: