Carta a Don Andrés Terrones (segunda parte)

Con copia para todos los creadores de México

Por: Carlos Lima*

Estimado Andrés hace una semana que despedimos tu presencia física, y me quedo con muchas de tus cualidades humanas, interpretativas, creativas, afectivas, históricas, pues formaste parte de la cotidianeidad urbana, rural, universal; me llegaste a decir que algunos presidentes mexicanos los usaban como obsequio de cumpleaños hacia otros mandatarios del mundo.

¡Qué regalazo era mandar la música de la Sonora Santanera interpretada por ellos; que junto al maestro Carlos Colorado! creaste un sonido ejemplar, que narraba con crónicas, notas y melodías, a un México floreciente y hambriento de justicia social, un México en el abandono; que requería de alegría, de identidad, pues no teníamos una Sonora propia, una Sonora Mexicana de la cual sentirnos orgullosos.

Andrés Terrones, fundador de la Sonora Santanera de Carlos Colorado, quien falleció en fechas recientes

Reconociste el liderazgo de Don Carlos Colorado, quien tuvo la capacidad, sensibilidad, humanidad de dar al público un sonido interpretativo, con letras únicas que nos identificaran y unieran; que transportaran a lugares ordinarios, con formas, y maneras que permitieran ubicarnos como miembros de una sociedad universal, que nos reconocieran en el mundo gracias a ustedes.

Me duele en el alma saber que eres un caso más del infortunio e injusticia social, que solo te quedaste con el reconocimiento del pueblo, que fueron utilizados por un sistema que nunca les dio el nombre de hijos pródigos, que al igual que José José, Joan Sebastián, Vicente Fernández y muchos otros artistas aún con vida no se les haya abierto Bellas Artes, el Estado no ha comprendido que ni muerto dejarás de tributar, de dar dinero al fisco, los creadores en cualquiera de sus disciplinas siempre seguirán pagando, pues sus obras se siguen explotando, que quizá valdría la pena los vieran como entes económicos y no como humanos reconocidos solo socialmente.

Qué gran pesar es saber, que no se te dio el lugar que tienes en el sistema económico, es en vida hermano, en vida. Es un derecho humano que forma parte de la exigencia internacional sobre la legalidad de las obras patrimoniales, ¿cómo podemos hacer válido el principio pro-persona, si ni siquiera tenemos la capacidad de reconocer su legado, la difusión turística que hacían al promover la marca México, sin que esta existiera aún?

Me preocupa que como sociedad seamos injustos, mal agradecidos, que no tengamos la capacidad de exigir a nuestros representantes públicos, empresariales, sociales que nos volteen a ver.

Que sean sensibles, corresponsables con los creadores, si a ti no te vieron, a Marco Antonio Solís, Marco Antonio Muñiz, Antonio Aguilar, Don Cruz Lizárraga, Lalo Mora; a los antes mencionados y muchos más, ¿qué esperamos si a ustedes no se les dio el reconocimiento público?

¿Qué podríamos esperar para el creador no destacado? tiene nulas posibilidades, no existe. Debemos hacer que el Estado los reconozca, los apoye, solo mediante la visibilización se podrán diseñar reingenierías legislativas que incidan, protejan, promuevan, preserven los derechos culturales de todos en su conjunto.

Ni si quiera tus similares han alzado la voz, es que ellos tampoco se han dado cuenta de su valor.

*Carlos Lima es activista y defensor de los derechos culturales. Creador del concepto “México Original”. Síguelo en www.mexicooriginal.org y en Facebook: México Original. creadorenmexico@gmail.com

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: