Desacuerdo por el control de la Marina sobre los puertos, motivo de la salida de Jiménez Espriú

(Con información de La Jornada)

CDMX, 24 DE JULIO DE 2020.- Las diferencias sobre la administración portuaria precipitaron que se concretara la renuncia del titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Javier Jiménez Espriú, la cual fue aceptada por el presidente Andrés Manuel López Obrador. Tuvimos un diferendo que sólo se da entre hombres libres y con criterio, aseveró el presidente, al reconocer que el motivo de la dimisión fue la inconformidad del ex titular en torno a su decisión de que la Secretaría de Marina (Semar) asuma el control de los puertos.

Anunció en un video la salida de Jiménez Espriú –cuya carta de renuncia fue presentada el 17 de julio, cuando se conoció la medida presidencial– y en su lugar designó a Jorge Arganis Díaz Leal, que trabajó con López Obrador como director de Obras Públicas durante su gestión en el gobierno de la Ciudad de México y quien además fue parte de la empresa constructora ICA entre 1977 y 1997.

Arganis Díaz Leal es ingeniero egresado de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México. Fue secretario de Obras entre 2006 y 2009, cuando participó en la realización del proyecto de la línea 12 del Metro. Fue consultor de la empresa Nielsen-Wurster Group, empresa estadunidense con más de 25 años de prestigio en la resolución de arbitrajes profesionales. En esta administración fungió como director de la filial de Pemex PTI Infraestructura, responsable de la asignación de los predios donde se construye la refinería de Dos Bocas.

Tras elogiar el desempeño de Jiménez Espriú, el presidente subrayó que por la corrupción que prevalece en los puertos, en las aduanas, y últimamente por la entrada de contrabando y droga, necesitamos más seguridad y protección en los puertos. Expresó su preocupación por los niveles de violencia en Colima, una pequeña entidad que tiene la cifra de homicidios más elevada en el país.

Acompañado de Jiménez Espriú y Arganis, atribuyó esa violencia a la operación del puerto por donde ingresan sustancias sintéticas desde Asia, en especial el fentanilo. Dado que provocan graves daños a la salud y necesitamos evitar la entrada de esas drogas, se requiere la participación de la Marina, por lo que los puertos estarán bajo su responsabilidad.

López Obrador reconoció que para ello se requiere una reforma legal, a fin de incluir en el marco jurídico la facultad de la Semar para asumir esas tareas. La decisión permitirá al mismo tiempo regresar la Marina a los litorales y los puertos, porque se le había involucrado en tareas de seguridad en tierra que ahora serán asumidas por la Guardia Nacional.

En su carta, Jiménez Espriú plantea que el motivo que le he expresado personalmente es mi diferendo por su decisión de política pública de trasladar al ámbito militar de la Secretaría de Marina las funciones eminentemente civiles de los puertos, de la Marina mercante y de la formación de marinos mercantes, que ha estado a cargo de la SCT desde 1970.

Y agregó: Lamento profundamente no haber tenido éxito en transmitirle mi convicción y mi preocupación sobre la grave trascendencia que considero tiene esta medida para el presente y futuro de México, tanto en lo económico como en lo político.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: