¡QUE CONSTE… SON REFLEXIONES!

POR SÓCRATES A. CAMPOS LEMUS.

         NEGRO ES EL FUTURO Y EL PRESENTE, es como el humo que se acumula en las cocinas donde la leña nos da el calor y nos mata de poco a poco entre suspiros, llantos, recuerdos y esperanzas de las mujeres que tortean, diariamente, las gordas para  los frijones y espesan el atole o cuidan el café.

         En estos tiempos, ni  llorar a los muertos nos dejan, los queman como los quemaron en la santa inquisición, porque están contaminados, pero la realidad es que el único sitio donde estábamos bien todos era en las cocinas, como que la espera para comer nos daba los ánimos suficientes para platicar lo de siempre, para masticar los recuerdos día con día, para repetir lo que todos sabíamos, para esperar los vientos o el frío o la calor en cada cuerpo y así nos fuimos contaminando, dicen los doctores, y bueno, todos los contaminadas mueren en la soledad, solititos, para que no se contaminen los demás, pero nosotros no creemos en eso del virus, pensamos que los montes nos fueron destruyendo como nosotros los pelábamos al golpe de hacha y a los fuego eternos, el humo de las leñas nos debilitaron, no hay nada mejor que el aire fresco de las montañas y de los campos, pero al final de cuentas, todos llegamos a las cocinas a ver a la mama y esperar a que el tata dijera que comiéramos y la lumbre se atizaba con los leños del día. Cada carga de palos no dura más que algunos días, y eso, si están bien secos, pero todos hacen humo y dicen que eso es lo que jode los pulmones y permite que los virus chiquititos, nadie los ve, se peguen como se pega el cochambre del humo en las paredes y el techo, se van acumulando y deja hebras de polvo negro y eso es como se ponen nuestros pulmones. Dios nos permitió oler las mañanas pero dejamos de pensar en su gracia y seguimos machacando los montes y cortando la leña, y como todo lo gratis pues cuesta mucho al final, y el precio de los palos en las casas de los pobres es el precio de la vida y no hay más.

         El otro día decía el maestro que es estudioso de lo que pasa en el mundo que, en México, todavía somos más de seis millones los que cocinamos con la leña y que esos, todos, estamos contaminados por el humo y el humo nos jode los pulmones y los virus nos atacan como la maldición que traemos en los montes. Hace algunos años, unas buenas personas nos trajeron las estufas, decían, ecológicas, que sacaban meno humo y ocupaban menos leña, pero como todo, nos las pueden dar pero no tenemos forma de mantenerlas porque nadie sabe cómo se componen cuando fallan y se dejan y se vuelve a los viejos fogones del humo, y como los fantasmas negros nos toman y nos matan.

         Siempre, cuando estamos en las últimas es cuando pedimos mejoras y nos acordamos de lo que algunos buenos señores y señoras nos han traído por éstos lejanos lugares, algunos viejos tatas nos decían que escucháramos pero es difícil saber mucho lo que dicen cuando no hablamos en castilla y ellos no saben lo que hablamos nosotros en esos complicados dichos de nuestras lenguas y así. “Como si habláramos lenguajes diferentes, pues no se entienden ni a señas”, y por eso, no nos entendemos y todos fallamos a pesar de que nadie quier3e ir para atrás sino para adelante: “Los ríos no van para atrás, siempre van para el frente”, solo los hombres necios volteamos al pasado y nos lamentamos cuando reconocemos la verdad en el presente, pero no sabemos el cómo cambiar, y morimos en el intento.

         Hace muchos años venía por acá, de vez en vez un viejo curita que traía los santos oleos para los que van a morir y daba el perdón de los pecados, y èl nos decía que todo era porque éramos pecadores, y los pobres pues somos pecadores desde que nacemos, porque siempre nos terminan sacrificando con la muerte y la enfermedad, y él conocía el cómo hablábamos en Zoque y algunos, en “cristiano”, y esto nos hacía entenderle pero nos daba miedo, siempre era lo mismo, somos pecadores y por pecadores nos iríamos al infierno y en el infierno lo que hay es fuego, como el de los fogones, con leña, con diablos jodiendo a la gente, como si dios no se cansara de martirizar a los jodidos que ya estamos muy maltratados por la vida y los días y contaminados del humo del fogón, y bueno, cuando ya no volvió, pues se le extrañaba pero sabíamos que al final de todo, los jodidos, pues estamos contaminados por el humo de los fogones pero no tenemos de otra a menos que otro día lleguen y nos den esas estufas ecológicas que no gastan leños ni salen humos, y esto sería como una bendición y una alegría para todos.

         Y pues la neta, ahora, ya nadie puede darles sagradas sepulturas a los que se mueren contaminados, se van solitos, se mueren solitos, solos como apestados y nadie les acompaña a los sepultos y solo se queman las ceras y se rezan algunos rosarios por las viejas viejas de los pueblos, como para no dejar. Todo está cambiando y cuando cambian las cosas no todas son para el mejorar sinop ara el empeorar, y algunos dicen que sirven para ver diferente la vida y el mundo porque, este, es el que viviremos al final. Los de ayer ya pasaron, lo nuevo es lo quenas debe apaciguar y dar la calma y la paz y la esperanza.

         Desde que muchos montes se jodieron y las cosas cambiaron, se acabaron los fogones, pero hay millones, dicen, y cuando se acabó la recolección de palos y de leñas pues se fueron terminando los burros y la gente comenzó a cargar las ”cargas” y cada uno sabía que eso les duraba algunos días, pero lo que siempre era, es el humo, y este es que jode los pulmones, cuando se pierde el habla, cuando solo se tose, cuando se jala el aire que aunque sea gratis, no se jala, como que te van matando por ahogos, de poco a poco y ahora, cuando te contaminas, pues te vas solo a un lugar, nadie te acompaña, mueres o te curas solo, y cuando mueres, pues te queman sin palos, allá en las ciudades, y solamente te traen cenizas como de rescoldo del fogón y en eso quedas: “Del polvo venimos y al polvo volvemos”, todo, por el humo del fogón y por lo jodido que estamos…

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: