MARZO 8 DE 2020.- En una jornada en la que hubo algunos choques violentos y detenciones de manifestantes en varios países, las mujeres marcharon en sitios tan distantes entre ellos como Tailandia, Indonesia, Filipinas, Kirguistán, Pakistán, Australia y Francia.

Pero en muchos sitios las marchas fueron canceladas por razones sanitarias.

En Pakistán, un millar de mujeres desafiaron a la sociedad ultrapatriarcal para manifestarse por sus derechos, a veces bajo piedras y palos lanzados por los opositores. Al mismo tiempo, otra marcha reunió a mujeres veladas que proclamaban su «libertad de vivir según la Sharia».

En Manila, cientos de mujeres y hombres asistieron a una protesta en la que se quemó una efigie gigante del presidente Rodrigo Duterte, a quien acusan de misoginia.

En Kirguistán, la policía detuvo a decenas de mujeres que se manifestaban contra la violencia de género, tras haber sido atacadas por hombres enmascarados.

La policía indicó que las manifestantes fueron detenidas por su propia seguridad y porque no advirtieron de la celebración de su manifestación, pues un tribunal prohibió aglomeraciones debido al coronavirus.

Las mujeres fueron posteriormente puestas en libertad, y tres de sus agresores fueron arrestados.

En China, el epicentro de la epidemia que mató a más de 3 mil 500 personas y ha infectado a más de 100 mil en todo el mundo, la cadena estatal de televisión CCTV destacó el trabajo de las trabajadoras médicas en primera línea en la lucha contra el virus.

En Corea del Sur, donde se registraron más de 7 mil contagios por COVID-19, se cancelaron varios actos.

En Yakarta, unas 600 personas, algunas maquilladas con los colores del arcoíris, pidieron al gobierno la derogación de leyes consideradas discriminatorias y la adopción de leyes contra la violencia sexual.

En Bangkok, los manifestantes reclamaron mejor protección laboral y mayores derechos. Los organizadores responsabilizaron a los temores por el coronavirus por la caída de la participación en relación con 2019.

Las manifestaciones también fueron más pequeñas de lo habitual en Europa, muy afectada por el coronavirus.

Activistas del grupo Femen en topless, con gafas protectoras y máscaras, se reunieron en la Place de la Concorde de París para denunciar «la pandemia patriarcal».

Las manifestantes entonaron estribillos como ¿Quién está lavando los platos?» y «Estamos haciendo una revolución».

Grupos de derechos humanos y agrupaciones políticas denunciaron por su lado la violencia policial durante otra marcha la noche del sábado en París, en la que estallaron enfrentamientos que terminaron con la detención de 9 personas.

En Italia, uno de los países más golpeados por el brote viral y donde se han tomado estrictas medidas de aislamiento, el presidente Sergio Mattarella, difundió un mensaje alusivo en video para expresar su agradecimiento «a las mujeres, y hay muchas, que trabajan en hospitales (y) en las zonas rojas (de cuarentena) para combatir la propagación del virus.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: